Iglesia metodista de Gainesville abre un parque diseñado para incluir niños con capacidades diferentes

By
Columpio apto para niños que se movilizan en silla de ruedas.

En el evangelio de Lucas, Jesús recibe con brazos abiertos a todos los niños que así lo desean. En Gainesville, la iglesia metodista Celebration United decidió hacer lo mismo con la creación de un parque recreativo en donde todos los niños son bienvenidos y tienen la misma oportunidad de divertirse. 

“No creo que la discapacidad de un niño sea lo que le impida jugar, sino la forma en la que diseñamos nuestros espacios recreativos”, dijo Melissa Pisco, pastora de Celebration United Methodist Church.

El parque se encuentra al aire libre en 9501 SW Archer Rd., y cuenta con columpios reclinables para niños con problemas óseos o musculares; con columpios para aquellos que se movilizan en sillas de ruedas; con una caja de arena; y con piso seguro que no interfiere con su desplazamiento mientras juegan.

Niños juegan en la caja de arena en el nuevo parque infantil de la iglesia metodista Celebration United en la ciudad de Gainesville.

El espacio también tiene un carrusel puesto a nivel del suelo que permite que niños en sillas lo usen fácilmente. Además, la velocidad del carrusel puede ser controlada con una palanca, contribuyendo así con que la experiencia de todos los pequeños  sea más segura, agregó Pisco.

“No hay palabras que describan lo que significa para mí ver a nuestros niños riendo y jugando juntos”, dijo Pisco.

El proyecto comenzó hace dos años, cuando la iglesia adoptó una nueva visión que expresa que servirán al prójimo como una comunidad de Jesucristo comprometida con sanar de forma integral y multifacética. Esto incluye sanación espiritual, emocional y física, agregó Pisco.

“Intencionalmente decidimos construir un parque totalmente accesible”, dijo Pisco, “para que los niños con todo tipo de capacidades pudieran jugar uno al lado del otro – en el mismo espacio”.

En el transcurso de dos años, la iglesia, que consta con aproximadamente 100 miembros, trabajó de la mano con la comunidad para recaudar aproximadamente $55,000 y llevar a cabo el proyecto. 

El dinero se consiguió llevando a cabo eventos de recaudación de fondos en colaboración con organizaciones sin fines de lucro como Xtraordinary Joy y la iglesia católica Queen of Peace, así como también recibiendo ayuda monetaria de entidades como Clay Electric, una empresa de electricidad.

“Realmente está siendo construido por y para la comunidad”, dijo Pisco. “Queremos seguir aprendiendo sobre cómo podemos trabajar con las familias para brindar espacios seguros y acogedores para todos los niños”.

Para Amy Meacham, fundadora y presidenta de Xtraordinary Joy, el parque representa más que solo un espacio para jugar.

“Representa el apoyo de nuestra comunidad, representa a los adultos que creen y hacen algo que motiva a otros a hacer cosas buenas”, dijo Meacham.

La hija de 6 años de Meacham, Moriah, padece de un desorden cromosómico ultra raro que solamente otros 30 niños alrededor de todo el mundo padecen. Su condición afecta sus habilidades de aprendizaje, su composición muscular y su habilidad para hablar, entre otras. Sin embargo, el parque le brinda un espacio seguro, inclusivo y sin prejuicios, pues los niños y sus padres entienden que se trata de un espacio accesible para todos, agregó Meacham.

Pisco dijo que esta es solo la primera fase del parque. No se sabe cuándo se llevará a cabo la segunda fase, pues se necesitan aproximadamente otros $50,000 dólares para su ejecución. Pero Pisco mencionó que esta incluirá un tobogán estándar, uno accesible para todos y una estructura que permita ser escalada.

“Todos los niños tienen el mismo deseo, las mismas necesidades”, dijo Pisco. “No queremos que nada les impida venir, divertirse, crecer, reír, hacer amigos y ser todo para lo que Dios los creó”.

Check Also

Depresión y ansiedad: la otra cara de los filtros de Instagram

Escrita por: Guamay Martell A Dailin Fuego, al igual que a muchas otras mujeres jóvenes …