Inglés para adultos en Santa Fe College

By

Las clases de inglés para adultos de Santa Fe College han alcanzado una cifra récord de estudiantes este semestre. 232 estudiantes ya están registrados en el programa y la mayoría son hispanos. Además, ya hay alrededor de 100 estudiantes en la lista de espera para el semestre que viene. 

Beth Alexander es la coordinadora del programa para adultos de inglés para estudiantes de otro idiomas (ESOL) por sus siglas en inglés. Ella explicó que notó un incremento dramático en el número de personas interesadas en registrarse en su programa en los últimos seis meses. Alexander dijo que una posible explicación sería un incremento en la inmigración en el condado de Alachua.

Alexander Kronholm es el especialista en admisiones del programa. Explicó que expandir la capacidad y presupuesto del programa es complicado y que no sería un proceso rápido. Esto es debido a que el dinero que recibe el departamento está regulado por el gobierno y la universidad.

El presupuesto que recibe el programa está basado en la ley federal de Innovación y Oportunidad en la Fuerza Laboral (WIOA) por sus siglas en inglés. La ley busca desarrollar la población trabajadora y equipar a esta con las características que requiera el mercado laboral, que en este caso es el inglés.

En una tónica similar, desde principios del 2021, el programa de Santa Fe College enfoca la enseñanza del inglés con fines profesionales. Un ejemplo es que ofrecen clases de inglés donde se enfocan en el vocabulario y uso de la lengua en industrias específicas como la medicina, los negocios y la construcción. Estas clases especializadas son opcionales y no requieren pago adicional.

Una de las regulaciones es que el programa tiene que ser accesible a la gente, por eso el precio impuesto por el estado es $30 por semestre. Varios estudiantes piensan que este precio es apropiado, incluso la estudiante Nohely Stewart lo considera “casi que un regalo”. Este pago no incluye los libros de las clases pero la compra de estos no es obligatoria.

Es importante comentar el estatus migratorio de los estudiantes. Según Kronholm, la mayoría de ellos son solicitantes de asilo o tienen tarjeta de residencia en EE.UU, comúnmente conocida como el Green Card. Hay estudiantes que tienen ciudadanía, o algún tipo de visado para trabajar, pero estos no son tan comunes.

El programa ha aceptado a inmigrantes indocumentados en el pasado. Aquí hay dos cosas a tener en cuenta. La primera es que la persona indocumentada tiene que demostrar que tiene la “intención” de permanecer en la comunidad a largo plazo. La segunda es que la persona indocumentada tiene que entender que se le puede dar prioridad a aquellos aplicantes que sí tienen un estatus legal debido a que el número de plazas es limitado.

Kronholm también comentó sobre la nacionalidad de los estudiantes. El estimó que el 95% son hispanos. Dentro de los hispanos, lo que más se ven son venezolanos y colombianos, y luego en un menor nivel, cubanos y a partir de ahí ya hay varios países de Centroamérica. Además de los hispanos, también hay estudiantes de China, Ucrania, Rusia, entre otros.

Es difícil evaluar la eficacia o calidad del programa de una manera empírica por varias razones. En primer lugar, no todos los estudiantes tienen los mismos objetivos en el programa. Unos atienden hasta que consiguen un mejor trabajo, otros hasta que son aceptados en algún programa académico y otras posibilidades. Además, el programa no mantiene estadísticas sobre qué pasa con los estudiantes al dejar el programa o la razón por la que dejan de asistir.

Por eso uno solo se puede guiarse por las nociones y pensamientos de estudiantes, profesores y otros miembros del programa.

En términos generales, tanto los estudiantes como profesores tienen opiniones positivas sobre el programa, pero existen algunas críticas. Hermelinda Rojas Toro está contenta con su experiencia en el programa pero ella preferiría que las clases incluyera más conversaciones con personas que tengan el inglés como lengua materna. Según el razonamiento de Rojas Toro, esto sería mejor que hablar con un compañero de clase dado que ambos tienen un inglés deficiente.

Los profesores del programa tienen mucha dedicación y una alta cualificación.

“Mis estudiantes se dan cuenta cuando los profesores tienen el corazón en su trabajo y yo tengo mi corazón en mi trabajo”, dice la profesora Haydee Britton.

Además, los profesores tienen experiencia en trabajos multiculturales. La misma Britton trabajó más de 30 años en las Naciones Unidas. Otro ejemplo de esto es la profesora Shannon Leontiades, quien ha trabajado en departamentos de recursos humanos internacionales.

Para los que estén interesados en el programa, aquí tienen los pasos para registrarse para el próximo semestre.

Lo primero es completar un documento en el sitio web de Santa Fe College. Una vez que se abra la registración, podrá pedir hora para que le asistan en la aplicación al programa y le expliquen los requisitos de admisión, como el pago de $30. Luego hará una cita para tomar un examen para evaluar su inglés. Con esos resultados, la universidad le dará un horario de clases de acuerdo a su nivel.

La fecha límite para aplicar al siguiente semestre es el 23 de noviembre.

Check Also

Kat Cammack fue reelegida como la representante del distrito 3

  La representante Kat Cammack ha ganado la reelección en el distrito 3 del estado …