Vivir en Nicaragua sin poder expresar una opinión sobre el gobierno

By

Estudiantes dicen que en las elecciones no hubo sorpresas.

Algunos ciudadanos de Nicaragua dicen no estar sorprendidos de que el presidente, Daniel Ortega, fuera seleccionado para su cuarto término. Y es que Ortega no sólo silenció a sus oponentes políticos antes de las elecciones, sino también a otros ciudadanos de Nicaragua.

Después de las protestas del 2018,  y a pesar de las protestas de algunas personas en contra de la corrupción, no pudieron llegar a un acuerdo con el gobierno.  Pero enfrentaron un saldo rojo de más de 500 personas murieron a causa de enfrentamientos con la policía.    

Marcha de opositores al gobierno de Daniel Ortega en Managua en 2018.

 

Aunque el pueblo nicaragüense eligió a Daniel Ortega de forma legítima como presidente en 2007, Alberto Solera lo describe como un asesino, ladrón y violador y dice que hay corrupción en el gobierno.  El nicaragüense, y estudiante de economía, dice que fue testigo de la violencia durante las protestas en 2018.  “Ninguna persona merece ser tratada así,” dice Solera.

Según el estudiante, en las elecciones del 2021 mucha gente no votó. Más del 70% de Nicaragua no participó en las elecciones porque no había candidatos opositores.

Sin libertad de expresión

Según la embajada Estados Unidos en Nicaragua, a los opositores al gobierno se es han violado sus derechos humanos y se les ha negado acceso a comida y a servicio médico adecuado.  Ésto no sorprende a Alberto Solera pues asegura que en su país “cualquier persona que se manifiesta en contra del gobierno es posible que termine desaparecido” y agrega que los medios de comunicación también son reprimidos. “Están tratando de acabar lentamente con los medios de comunicación para que dejen de reportar en contra del gobierno,” agrega.

El futuro de la democracia

Andrés López, otro joven nicaragüense pero  que vive en España, opina lo mismo que Solera “el único peligro que hay es el gobierno” aunque asegura que el riesgo no es igual para los extranjeros pues ellos pueden hacer una vida normal y sin problema.

Lopez y Solera no saben si en el futuro verán que en su país haya democracia, sobre todo si los hijos de Daniel Ortega participan en la política y siguieran los pasos de su padre.

 

Check Also

Asuntos Públicos | Los precios del petróleo

Entrevistada: Dra. María Lorca-Susino Creadenciales: Profesora de la Universidad de Miami