Los efectos de la inflación en el norte central de la Florida

By

Sara Mendez, dueña del restaurante peruano Latin Food Blessings, ha sacrificado sus ganancias al no poder aumentar los precios del menú por quejas de los clientes.

“Nosotros no podemos duplicar el precio, porque ya no van a venir los clientes. Entonces no podemos subir ni un dólar al precio de lo que tenemos establecido, ” dijo Mendez.

El 70% de los platos en el menú utilizan carnes. Mendez comentó que se le hace cada vez más difícil pagar las cuentas. Según datos del gobierno federal, en promedio, a nivel nacional, el precio de los alimentos ha subido un 0.9% en el último año y  el de la carne aumentó un 12.2%.

Según el departamento del trabajo de los Estados Unidos, la tasa de inflación en los últimos 12 meses se sitúa en un 7.5%, siendo la más alta en los últimos 40 años. Este aumento afecta a las pequeñas empresas en Gainesville.

Eros Puentes y Maria, su mujer, son propietarios de La Maracucha Food Truck. Su negocio se ha visto afectado con el aumento en la inflación porque ahora, la carne el queso y el aceite, principales ingredientes en la cocina venezolana, han aumentado de precio, Durante los primeros meses del año 2021, la pareja decidió no aumentar los precios de la comida que vende pero,  a mediados de junio del año pasado sus ganancias disminuyeron considerablemente. 

Puentes dice que en los últimos meses, el gas propano que utiliza para cocinar los alimentos aumentó alrededor de $20 dólares por tanque y que ha notado que otros productos que utiliza  también han aumentado desde que abrió su empresa en el 2019.

“Pero ese no es el mayor aumento, sino el aceite, el tanque de 35 libras costaba $18 dólares cuando nosotros arrancamos el negocio. Y en el punto más alto de los precios, cuando se puso bien feo, este costaba $53.45,” dijo Puentes.

Los negocios de Sara y Eros son solo un ejemplo del impacto que la inflación tiene en los negocios en Gainesville, Florida.  En general, la calidad de vida de los residentes de esa comunidad también ha sido afectada por la inflación.

Según Ramyeb Salazar, su salario ya no le permite comprar lo mismo que hace un año. Asegura que ahora sacrifica algunos artículos en su lista de compras para poder pagar el agua, la luz, y otras necesidades en su hogar. Ésto sin contar el tiempo que deja de estar con su familia. Salazar también tiene que sacrificar su tiempo para poder llegar a pagar las cuentas.“Eso hace que tenga que buscar alternativas. Trabajar un poco más para tener un poco más de dinero y poder cubrir otras necesidades que tengo,” dijo Salazar.

Veronica Alfonzo, quien estudia arquitectura en la Universidad de la Florida, comparte el sentimiento de Salazar. Pues comenta que en menos de dos años ha visto un aumento de casi el doble en el costo de los servicios públicos.

“Hace dos años pagaba aproximadamente 50 dólares en servicios públicos. Actualmente estoy pagando entre 80 y 100 dólares al mes,” dijo.

Sara Mendez ha tenido que disminuir sus ganancias para que sus clientes no dejen de comprarle.

 

Check Also

Asuntos Públicos | Los precios del petróleo

Entrevistada: Dra. María Lorca-Susino Creadenciales: Profesora de la Universidad de Miami