Home / Primera Plana / “Mis Padres No Tienen A Donde Ir,” Cuenta un Chico del Sur de la Florida

“Mis Padres No Tienen A Donde Ir,” Cuenta un Chico del Sur de la Florida

By

 

Sebastian Gil. (Foto por Cecilia Lemus/WUFT News)

Para muchos padres, una de sus grandes aspiraciones es la de ver caminar a su hijo en su graduación de secundaria.

Para los padres de Sebastián, este sueño no se llevará a cabo.

En Junio, Sebastián Gil se graduara de la secundaria y se enlistara en el Cuerpo de la Marina de los Estados Unidos pero no tendrá a su familia para verlo caminar al podio y recibir su diploma.

Hace 3 meses todo iba bien pero en un instante su vida cambió para siempre.

El 11 de febrero, sus padres y dos hermanos pequeños condujeron menos de 7 millas de su casa en Hollywood, Florida, a una playa de John U. Lloyd Beach State Park en Dania Beach. Amatial, de seis años, llevaba un traje de baño rosa de una sola pieza y Mateo, de 8 años, llevaba bañadores azules. Sebastián, el mayor, se quedó en casa estudiando biología.

Cecilia Clavijo, su madre, estaba en el asiento pasajero junto a su padre John Gil Castillo. Ella recuerda que al llegar a la casilla de entrada del parque John le preguntó cuánto costaría la entrada.

“La policía me oyó hablar en español y se acercó a nosotros, luego le pidió a mi marido en inglés que se arrodillara,” dijo Cecilia.

 

El informe del incidente por parte de la Comisión de Conservación Marina y Silvestre de la Florida (Florida Fish and Wildlife Conservation Commission) cuyo oficial detuvo a la familia Gil.

John, un inmigrante indocumentado, conducía sin licencia. Un oficial se le acercó y le pidió identificación. Los agentes de Ejecución de Inmigración y Aduanas, o ICE por sus siglas en inglés, llegaron en minutos.

“Mi esposo les pidió que nos dejaran ir.. que por favor dejaran ir a los niños”.

El padre tenía una orden de deportación en su expediente. Su familia fue separada y llevada a diferentes centros de detención. El padre fue enviado al centro de detención de Krome en Miami. Los dos niños se quedaron con su madre y fueron detenidos en Fort Lauderdale y luego enviados al centro de detención de Karnes en Texas, que es para madres con hijos.

Sebastián, de 18 años, estaba en casa mientras todo esto sucedía, hasta que por fin recibió una llamada telefónica.

“Cuando me dijeron que iban a ser deportados les pregunté, ‘¿A dónde?’ Porque mis padres no tienen nada.”

Sebastian se quedó en su casa de 3 dormitorios hasta que el propietario le dijo que se tenía que ir. Vendió la mayoría de sus cosas y se quedó con tres maletas. El perder su casa, y a su familia, dijo, le hizo darse cuenta de que tendría que depender de la ayuda de extraños.

“No tengo una base. Tengo que flotar con lo que venga “, dijo Sebastián.

Silvia Carr, una empleada del sistema de escuelas del condado de Broward, escuchó sobre el caso de Sebastián y decidió ayudarlo. Carr, quien tenía solo ocho años en 1961 cuando salió de Cuba, Acogió a Sebastián en su hogar y dice que espera ofrecer todo el apoyo posible a Sebastian.

Una de las promesas más prominentes del presidente Trump es la de deportar a todos los criminales indocumentados en el país. Y aunque el ex-presidente Barack Obama deportó a más personas en comparación con otros presidentes, algunos creen que Trump lo hará de forma más agresiva. Desde que Trump tomó el poder, los agentes de control de inmigración y aduanas han arrestado a más de 600 personas en redadas nacionales.  

Aunque el presidente dice que solo deportará a personas con récords criminales, Saman Movassaghi González, abogado de inmigración en el sur de la Florida, dice que bajo nuevas órdenes federales, cualquier inmigrante indocumentado, sin importar su historia criminal, podría ser deportado.

“Bajo esta administración, parece que están apuntando a la gente en una amplia gama … Eso es realmente aterrador porque podrías estar en el lugar equivocado, en el momento equivocado y ser arrestado”, dijo Movassaghi.

Un portavoz de la Oficina del Sheriff del Condado de Broward dice que los diputados no cuestionan al azar el estatus migratorio de una persona.

La familia antes de ser deportados, de izquierda a derecha desde arriba: mamá Cecilia Clavijo, papá John Gil, Amattiel Gil, Mateo Gil, and Sebastian, en El Centro. (Cortesía: Cecilia Clavijo)

El 17 de marzo la familia fue deportada a España. La madre y el padre son colombianos, pero fueron llevados a ese país porque los dos niños son ciudadanos españoles. Viven separados mientras se quedan en casas de amigos.

Anthony Cardenas, el abogado de Cecilia, dice que al Sebastian cumplir los 21 años y estar enlistado en el ejército, podrá reabrir el caso y su familia podría tener la posibilidad de obtener sus documentos.

“Con el tiempo, (Clavijo) podría ir por algo llamado libertad condicional en el lugar”, dijo.

La libertad condicional militar es un ajuste de estatus para los miembros de la familia de los ciudadanos de los Estados Unidos en el ejército, lo que significa que la familia puede calificar para la residencia.

“Deportaron a la madre de alguien que está en los infantes de marina,” dijo Cárdenas. Se está usando “un factor de simpatía” para llevar el caso.

Sebastián Gil se gradúa el 7 de junio.

Sebastian Gil. (Foto por Cecilia Lemus/WUFT News)

Check Also

De Gainesville Para Puerto Rico

Voluntarios en El Centro de Acopio de Radio Peniel organizan los donativos antes de enviar …